Los Tommyknockers (Reseña) Stephen King

Los Tommyknockers (Portada) Los Tommyknockers (Portada)

Los Tommyknockers es una novela de horror escrita en 1987 por Stephen King. La novela mantiene un estilo de horror mezclado con la ciencia ficción que establece King en varias de sus novelas. En este caso la influencia que ejerce un objeto misterioso, enterrado en medio del bosque, sobre los habitantes del pueblo Haven, Maine.

En su autobiografía, Mientras escribo, King le atribuye cierta influencia al cuento El color que cayó del cielo de H. P. Lovecraft. También es evidente un paralelo con la película de 1956 Invasion of the Body Snatchers (en español La Invasión de los usurpadores de cuerpos) y la novela de Clifford D. Simak The Big Front Yard publicada en 1959. En la época en que escribió el libro, King padecía graves problemas de abuso de alcohol y drogas, de los que logró sobreponerse. Desde entonces, el escritor abandonó el consumo de toda sustancia de ese tipo, incluyendo tabaco y alcohol.

«Tommyknockers es un relato de ciencia ficción situado en los años cuarenta, donde la protagonista, que es escritora, descubre una nave alienígena enterrada en el suelo. La tripulación sigue adentro, pero no muerta, sino en hibernación. Se trata de unos extraterrestres que se te meten en la cabeza y hacen trastadas. El resultado es energía y una inteligencia muy superior a la humana, sin embargo de índole superficial (la escritora, Bobbi Anderson, inventa entre otras cosas una máquina de escribir telepática y un calentador de agua atómico) pero se paga con el alma. Fue la mejor metáfora de las drogas y el alcohol que se le ocurrió a mi cerebro, cansado y sometido a un estrés brutal.»

Los residentes de Haven, una localidad de Nueva Inglaterra, en el Estado de Maine se producen una serie de hechos inexplicables, accidentes y asesinatos. Todos sus habitantes comienzan a sufrir cambios y a comunicarse de forma telepática. El motivo es la aparición de un misterioso objeto, al parecer una nave espacial, enterrado en la Tierra, que al ser gradualmente desenterrado por la escritora de novelas western Roberta "Bobbi" Anderson se oxida y lanza al ambiente una especie de gas incoloro e inodoro que "convierte" a los habitantes de Haven en las criaturas que anteriormente habitaban la "nave espacial"