A través de mis pequeños ojos (Reseña) Emilio Ortiz

 A través de mis pequeños ojos (Portada) A través de mis pequeños ojos (Portada)

La historia es muy original, porque el que nos cuenta la historia es Cross, el perro guía de Mario, por lo que tenemos una perspectiva mucho más inocente y dulce de lo que pasa en el mundo que si la cuenta un humano. Cuando conocemos a Cross, éste solo tiene 19 meses, así que todavía sigue siendo un cachorro, y como tal, lo único que quiere hacer son trastadas, y eso lo reconoce él mismo desde el primer momento. Y, aunque sea un perro guía adiestrado, es cierto que los Golden Retriever, además de ser muy dóciles, tienen un carácter bastante juguetón que siempre sacan a relucir.

Como cada vez que una persona adquiere un perro, hay un proceso de adaptación entre el perro y su dueño, ya que tienen que llegar a conocerse el uno al otro, y conocer las órdenes a seguir, cuáles son las normas de la casa, etc. Y la manera en la que Cross nos relata todo ese proceso es muy divertida.

Cross nos va a relatar también la percepción que tiene de cada persona, ya sea por su olor o por la manera en la que interactúan con él. Y, de una manera muy indirecta, el libro se convierte en una pequeña crítica social, ya que vamos a comprobar cómo se comporta la gente (en general) con una persona, en este caso invidente (y algunos se dan cuenta de que no puede ver, pero que sus oídos funcionan de maravilla) y también en relación con los animales.

En definitiva, es un libro que nos ha parecido muy entrañable y que recomendamos leerlo a todo aquél que sea amante de los animales.