Del amor y otros demonios (Reseña) Gabriel García Márquez

Del amor y otros demonios (Portada) Del amor y otros demonios (Portada)

Gabriel García Márquez es uno de esos escritores bendecidos por el arte de narrar historias como los dioses. A lo largo de su vasta carrera literaria supo abrirse a paso firme su camino glorioso en la literatura, recibió el premio Nobel en 1982 y se instaló entre los mejores autores que nos dio el siglo XX. Todas sus novelas en general reflejan su maestría única, su impronta inequívoca y son leídas por gente de todo el mundo.

debemos reconocer que no hay lector en el mundo que no asocie al gran Gabriel García Márquez con el “realismo mágico”. Independientemente de que algunos puristas consideren que otros escritores se le anticiparon en la invención del género (el caso de Juan Rulfo es el más emblemático), es en él donde más podemos experimentar esa maravilla que nos aporta el realismo mágico.

Y obviamente este libro, “Del amor y otros demonios” no iba a ser la excepción. Es digno de destacar también la inventiva de García Márquez para pertrechar una historia como la de Sierva María de Todos los Ángeles. Pero además de los elementos del realismo en cuestión hay en esta novela una historia de amor, otra de poder, una tercera de fe (por nombrar algunas) y todas ellas entrelazadas por los personajes que las viven.

Ambientada en el siglo XVIII, Sierva María, de 12 años, es mordida por un perro y la gente cree que un demonio la posee. Así la envían a un convento donde Cayetano Delaura se encuentra con ella y se enamora de un amor intenso.

Honestamente, es muy simple, y sin embargo, hay mucho en ello. La escritura es tan atmosférica, y esto se ve reforzado por el sutil realismo mágico en el libro, que en mi opinión es mejor que comenzar a hacer que sucedan cosas extrañas y pensar que eres muy inteligente.