2312 (Reseña) - Kim Stanley Robinson

La Tierra ya no es el único hogar de la humanidad. Lunas, planetas y asteroides de todo el Sistema Solar, brindan ahora la oportunidad de ser nuevos hábitats. Gracias a los avances científicos y tecnológicos, la humanidad será capaz de abrir la puerta a nuevos mundos, viajes y sensaciones extraordinarias, a la vez que peligrosas.
 
2312, un año en el que una serie de sucesos llevarán a la humanidad a verse forzada a afrontar tanto su pasado, como su presente y futuro. 
 
 
El primero de ellos se inicia en Mercurio, en la ciudad de Terminador. Un lugar caracterizado por ser un prodigio de la ingeniería. Pero allí una muerte inesperada transformará la vida de uno de los protagonistas. Cisne Er Hong, dedicada en el pasado al diseño de nuevos mundo, se verá arrastrada a una intriga que tiene por objeto destruirlos.
 
 
Un libro para los amantes de la ciencia ficción, que busquen una historia con rigor científico y tecnológico. Donde las descripciones detalladas nos lleven a infinitos mundos imaginarios y asombrosos que el autor ha sido capaz de imaginar y transmitir en la novela. Los detalles en las descripciones, no sólo de aspectos físicos y visuales, sino científicos, aportan más "realismo" a la novela y nos deslumbra con su capacidad de creación y de visión de un futuro, en el que la humanidad tiene la oportunidad de dejar la Tierra y aprovechar el infinito y basto universo que hay fuera de ella.